viernes, 8 de septiembre de 2017

Año del turismo sostenible

video

Día mundial del Turismo



Descubiertas 381 nuevas especies en la Amazonía

Entre los más llamativos se cuenta un macaco con una larga cola rojiza, una nueva especie de delfín de agua dulce que se calcula que surgió hace 2,8 millones de años y un pájaro con un canto muy característico.

Una nueva especie de animal o planta es descubierta cada dos días en la Amazonía, según recoge un nuevo informe de WWF, que detalla 381 descubrimientos entre 2014 y 2015. El hallazgo llega al tiempo que crecen las amenazas para grandes áreas del bosque tropical, aumentando la preocupación sobre las consecuencias irreversibles –y potencialmente catastróficas- que podrían tener las políticas y decisiones administrativas insostenibles. WWF pide acción urgente para proteger el mayor bosque tropical del planeta, que todavía alberga una inmensa cantidad de especies desconocidas para la humanidad.

Nunca antes se habían descubierto especies en la Amazonía a tal velocidad, con una nueva especie identifica cada 1,9 días en 2014-2015. Entre los descubrimientos detallados en el informe, hay 216 plantas, 93 peces, 32 anfibios, 20 mamíferos (2 de ellos fósiles), 19 reptiles y un ave.

La vida en la Amazonía, que contiene casi un tercio de los bosques tropicales que quedan en el planeta, continúa siendo un grandísimo enigma. “Estamos en 2017, verificando la existencia de nuevas especies y, aunque los recursos son escasos, estamos viendo una inmensa variedad y riqueza de biodiversidad. Esta es una señal de que todavía tenemos mucho que aprender sobre la Amazonía”, ha dicho Ricardo Mello, el coordinador del programa amazónico de WWF-Brasil.

Para Mello, estos descubrimientos deberían obligar a gobiernos y empresas a pensar sobre los impactos irreversibles de los mega-proyectos que amenazan la Amazonía, como carreteras o presas hidroeléctricas.

El informe llega una semana después de que el Gobierno de Brasil aprobara un decreto para permitir la minería en Renca, una inmensa área protegida del tamaño de Suiza. Abrir zonas protegidas del bosque a la tala y la minería podría ser desastroso para la biodiversidad, las culturas locales y las poblaciones indígenas. Tras las protestas dentro y fuera de Brasil, el decreto se ha revisado para especificar que no se permitirá la minería en zonas de conservación o indígenas, pero todavía quedan grandes retos para el mayor bosque tropical del planeta.

Aunque la Amazonía sólo cubre un 1% de la superficie del planeta, se estima que es el hogar del 10% de todas las especies conocidas. Globalmente, se estima que el 80% de especies siguen sin identificar, y conocer el número total de especies en la región nos da una base para estudiar la pérdida actual y futura de biodiversidad. El descubrimiento de nuevas especies es vital para la protección del bosque, y puede servir de guía para establecer áreas protegidas que salvaguarden a la vida salvaje y las comunidades locales que dependen de ella, y reduzcan el impacto negativo de los proyectos previstos en la Amazonía.

El informe recopila los descubrimientos de muchos investigadores, y en él se destacan algunos de los hallazgos más fascinantes (y actualizaciones sobre los descubrimientos del anterior informe, de 2010-2013), como por ejemplo:

Una nueva especie de delfín rosado (Inia araguaiaensis): se estima que hay unos 1.000 individuos, y la especie está amenazada por la construcción de presas hidroeléctricas y actividades industriales, agrícolas y ganaderas.
Titi cola de fuego (Plecturocebus miltoni): este espectacular mono del sur de la Amazonía debe su nombre a su larga cola naranja brillante. La especie está en peligro por la deforestación.
Un ave que homenajea a los recolectores de caucho (Zimmerius chicomendesi): su nombre es un homenaje al líder ecologista y campesino Francisco Alves Mendes Filho, Chico Mendes, que dirigió a las comunidades de recolectores de caucho y abrió los ojos al mundo sobre los problemas de la Amazonía.
Una raya (Potamotrygon limai) con manchas en forma de panal de abeja en la piel, que vive en la región del Alto Madeira, en Rondonia.
Otro ave (Tolmomyias sucunduri) que vive al sur de la Amazonía, en una zona donde WWF-Brasil lleva a cabo proyectos de conservación.
Fuente: WWF.es

jueves, 7 de septiembre de 2017

Se inicia la Conferencia Mundial de Turismo Sostenible en Aysén

Desde hoy y hasta este sábado 9 de septiembre, Coyhaique será la sede de uno de los encuentros mundiales de mayor categoría en torno a la sustentabilidad: la Conferencia Mundial del Consejo Global de Turismo Sostenible, GSTC Aysén 2017. 

En él, más de 250 actores destacados del turismo realizarán exposiciones de investigaciones y experiencias en la materia a nivel mundial. 

Se abordarán diversos temas en torno al turismo sostenible, como las certificaciones de sostenibilidad para la industria, marketing, prácticas en la gestión sostenible de los visitantes, gestión de los destinos para la adaptación al cambio climático, ecoturismo y turismo comunitario, y turismo indígena.

jueves, 17 de agosto de 2017

Creación de una Red Nacional por los Humedales

La creación de una Red Nacional por los Humedales fue el principal acuerdo que tomó el Encuentro Nacional por los Humedales “Patrimonio de Todos” que se efectuó entre el 6 y 7 de agosto en la capital de Los Ríos. 


El evento reunió a diversas organizaciones sociales procedentes desde Santiago hasta Punta Arenas.

Las delegaciones visitaron el Parque Urbano El Bosque y el Humedal Angachilla. Además, se realizó la presentación del libro “Reservas Naturales Urbanas en la Patagonia” de Jaime Cárcamo en la Junta de Vecinos Los Ediles.

La plenaria del encuentro se desarrolló en la Sala El Círculo de la Casa Central de la Universidad Austral de Chile, donde se acordó que la Red Nacional por los Humedales tendrá como principal desafío impulsar la creación de una ley sobre la protección y conservación de los humedales urbanos.

Jaime Rosales, vocero de la Red Ciudadana por los Humedales en Valdivia, afirmó que “cada territorio veía la necesidad de articularnos y por eso nos autoconvocamos. Las diferentes organizaciones llegaron con sus recursos propios. Se dieron el trabajo de venir acá, pues la ciudad tiene un simbolismo especial, ya que Valdivia es la ciudad de los humedales. Estamos contentos con la gran convocatoria que hemos tenido, tanto de la gente de Valdivia como de nuestras organizaciones invitadas”.

En tanto, Carola Valencia, representante de la agrupación Gayi de Puerto Montt, valoró la creación de la Red Nacional por los Humedales. “Esta red es muy buena. Hemos visto que varias agrupaciones han dado testimonio de cómo han resuelto sus problemas, que quizás otros no han resuelto. Por lo tanto, desde ese punto de vista es súper bueno que nos apoyemos”, aseguró.

Desde Concepción, representando al Movimiento San Pedro de la Paz, Martin Sanzana, resaltó que a pesar de los logros y avances por la protección de los humedales de las distintas organizaciones, era necesario confluir en una voz más fuerte para incidir en las políticas públicas.

“Hemos dado una importante lucha a nivel local desde hace quince años. La verdad es que si bien hemos tenido algunos logros y avances en poner el tema de los humedales en la agenda pública, son esfuerzos locales para dar solución a una problemática nacional. Entonces, frente a este desafío es necesario tener una voz más fuerte para incidir en la agenda pública y en la conciencia de la ciudadanía. Por eso estamos aquí, buscando una alianza estratégica con organizaciones y personas del mundo de la sociedad civil para empujar esta lucha por los humedales”, afirmó Sanzana.

La Red Nacional por los Humedales elaborará un documento que será entregado a las asociaciones nacionales de concejales y alcaldes, que se reunirán el 29 de agosto en Puerto Montt, con el objetivo de posicionar la propuesta de la organización en las distintas comunas del país.

Finalmente, el encuentro contó con el apoyo de la Universidad Austral de Chile, la Federación de Estudiantes de la UACh y el Instituto Nacional de la Juventud de la Región de Los Ríos.


Fuente: El Desconcierto / Terram

miércoles, 19 de julio de 2017

Ocho organizaciones velarán por la conservación de ecosistemas de la Patagonia

Ocho organizaciones -chilenas y extranjeras- dieron vida al grupo “Patagonia Mar y Tierra”, agrupación que velará por la conservación y uso sustentable de los ecosistemas terrestres, acuáticos y marinos existentes en el extremo sur de nuestro país.


Su principal tarea estará centrada en “elevar la gestión y estatus legal de parques y reservas patagónicas; crear una red de áreas marinas protegidas (AMP) y fomentar la cooperación público-privada”, detallaron en un comunicado.

Las entidades que componen “Patagonia Mar y Tierra” son WWF Chile, Aumen, Centro Ballena Azul, Fundación Melimoyu, Fundación Omora, Fundación Terram, Tompkins Conservation y The Pew Charitable Trusts.

“La Patagonia es un gran patrimonio cultural y natural de nuestro país y del mundo, por tanto es un imperativo aunar esfuerzos para protegerla”, señaló la coordinadora del programa de conservación marina de WWF Chile, Cristina Torres.

“Esta zona posee una belleza única en el mundo y una gran biodiversidad, la que en el ámbito marino se refleja en la presencia de especies vulnerables como los corales de agua fría, y otras en peligro de extinción, como el huillín, además de cetáceos como la ballena azul y el endémico delfín chileno”, agregó Torres.

Con el trabajo en conjunto, se espera el real establecimiento de una red de AMPs, contribuir a la conservación de la biodiversidad y, de esta forma, beneficiar a comunidades locales, como pescadores artesanales y economías regionales.


Fuente: Radio Bío Bío

martes, 20 de junio de 2017

La Antártida, el principio del fin

El inminente desprendimiento de un titánico bloque de hielo en la Antártida de unos 5.000 kilómetros cuadrados en la plataforma de hielo de Larsen C, está a punto de cambiar para siempre el mapa del hemisferio sur





La Antártida, el principio del fin
Lo diremos sin rodeos. A vista de pájaro la plataforma de hielo de Pine Island, en la Antártida, es un tren que se dirige hacia la ruina a cámara lenta. 

Por supuesto desde una perspectiva humana. En tiempo geológico todo está sucediendo en un abrir y cerrar de ojos.

Hace más de 3 décadas que desde la Universidad de California y el Laboratorio de Propulsión a Reacción -JPL por sus siglas en inglés- de la NASA, se viene avisando de que la Antártida Occidental ha comenzado a derretirse. Ahora, el gigantesco bloque que está a punto de separarse de la plataforma de hielo, conocido como Larsen C, puede ser el precursor de un colapso de todo el continente, el cual, de producirse, inundaría un gran número de ciudades costeras en todo el mundo.

Poco a poco los bordes de Larsen C se desmenuzan con la misma facilidad que los muros de un castillo de arena. En su superficie, ajada de cicatrices, se diseminan grandes grietas que se disputan el espacio con lagunas de deshielo de hasta 400 metros cuadrados. En las últimas décadas las aguas del mar de Amundsen, también en la parte oeste de la Antártida, se han calentado más de 0,5ºC , y en este tiempo, la velocidad a la que el hielo se está derritiendo y fracturando se ha cuadruplicado. Ya entre 2015 y 2016 un bloque de unos 360 kilómetros cuadrados se desprendió alejándose de la costa del mismo mar.

Sin embargo, en la actualidad las predicciones para el aumento de la temperatura, en este caso para el mar de Weddell colindante con Larsen C, se sitúan en los 5ºC de media. Esta es la razón por la que muchas plataformas más pequeñas de hielo ya han sucumbido por completo. Y también el motivo y por el que Larsen C está a punto de convertirse en una plataforma de hielo que vagará a la deriva por el océano Antártico hasta fundirse en comunión con sus aguas.
La grieta en Larsen C mide casi 200 kilómetros de largo y en alguna de sus partes el ancho puede alcanzar los 2.000 metros. En su expansión, cuando llegue al final, dará lugar a uno de los icebergs más grandes jamás registrados, de unos 5.000 kilómetros cuadrados, es decir, casi la superficie de la Comunidad Autónoma de Cantabria. Según el Proyecto Midas, desarrollado por un equipo de investigación conjunto de las Universidades de Swansea y Aberystwyth, y a través del cual se ha monitoreado la fisura desde 2014, debido al estrés generado por la grieta, se espera que la separación de iceberg se produzca muy pronto.

El profesor de la Universidad de California y científico la NASA, Eric J. Rignot, afirma que el reciente giro de la grieta evidencia su temprana fractura. "Según mi experiencia, cuando la brecha toma un giro de 90º, como es el caso, la fractura está a la vuelta de la esquina. Es cuestión de semanas”. A primera vista la fractura y desprendimiento de esta sección de Larsen C puede verse como un síntoma del calentamiento experimentado durante los últimos años. Un evento quizá poco significativo, ya que en este periodo hemos sido testigo de glaciares de mayor envergadura.

Sin embargo, la importancia de esta fractura radica en que el hielo que esta a punto de desprenderse se encuentra asentado en una serie de islas. Por el contrario, la gran mayoría del resto de la plataforma descansa sobre una cuenca que se interna hasta los 5.000 kilómetros de profundidad, lo que la hace especialmente vulnerable al aumento de la temperatura del océano. Es en este punto donde la situación se complica pues, de producirse el desarme y rotura en pedazos cada vez más pequeños de tal cantidad de hielo, y de producirse sobre todo, tal y como creen los científicos, a una velocidad cada vez mayor, el nivel del mar aumentaría en más de tres metros inundando ciudades enteras en todo el mundo.

De este modo el derretimiento de la plataforma de hielo de Pine Island es un caso dramático. Con 400 metros de espesor de media, entre los años 1994 y 2015 la cantidad de hielo se ha visto mermada en un 10%. Lo más preocupante es que la retirada de hielo de la plataforma Larsen C, podría afectar al vecino glaciar Thwaites, el cual sería susceptible de desestabilizar la mayor parte de la Antártida Occidental.

“Ahora estos glaciares están desapareciendo cada vez más rápido de la superficie de la Tierra”, afirma Rignot, quien lleva estudiando la región desde hace más de dos décadas a través de aviones y satélites. El científico está convencido de que el colapso de la capa occidental de hielo antártico es inevitable. “Es tan solo una cuestión de tiempo. Lo importante es saber si esto ocurrirá en un periodo de 500 años, o en menos de 100. Y sobre todo, si será la humanidad lo suficientemente rápida como para prepararse a los acontecimientos. “Hemos de despejar la incógnita- afirma el investigador- y debemos hacerlo antes de que sea demasiado tarde”.

La plataforma de Larsen C es solo un pequeño aviso.

Fuente: nationalgeographic.com.es